Tel./Fax: (5411) 4729-1110

Online Store Theme Logo

Vivir con prótesis

 


Cuando aparecen los problemas en la cadera


Cuando el dolor y el entumecimiento en su cadera le impiden realizar sus actividades diarias, usted puede necesitar un reemplazo total de la cadera. El desarrollo del reemplazo total de la cadera comenzó hace más de 40 años. Actualmente más de 180.000 personas en los Estados Unidos se someten a una cirugía de reemplazo de cadera para disminuir el dolor y la rigidez, y restaurar la movilidad.

La causa más frecuente del dolor debilitante de la cadera es la artritis. Se estima que 40 millones de personas en los Estados Unidos sufren de alguna forma de artritis. Esto significa una de cada siete personas, una de cada siete familias. Entre los más de 100 tipos de artritis, las tres siguientes son las causas más comunes de daño en las articulaciones.

La osteoartritis es una enfermedad que implica el deterioro de los tejidos que permiten a las articulaciones moverse con suavidad. El cartílago y la sinovial (humor viscoso e las articulaciones) llegan a dañarse y a desgastarse, dejando a los huesos subyacentes desprotegidos contra el desgaste producido por el roce del uno contra el otro. La osteoporosis ocurre primordialmente a las personas mayores de 60 años.

La artritis reumatoide es una enfermedad sistémica que puede atacar cualquiera de las articulaciones del cuerpo. Ésta afecta más a la mujer que al hombre y puede atacar tanto a jóvenes como a viejos. Al presentarse la artritis reumatoide, el sistema inmunológico del cuerpo produce substancias que atacan y destruyen el revestimiento o envoltura sinovial que reviste la cápsula de la articulación, así como el cartílago de la superficie articular, causando dolor, hinchazón y pérdida de la movilidad.

La artritis relacionada con trauma, la cual resulta cuando la articulación es lesionada, es la tercera forma más común de artritis. Ésta también causa daño a la articulación, dolor y pérdida de movilidad. Cuando los métodos conservadores de tratamiento no proveen el alivio adecuado, se considera entonces un reemplazo total de la cadera. Si sus radiografías muestran destrucción de la articulación, usted y su cirujano decidirán si el grado de dolor, el deterioro y la pérdida de movimiento son lo suficientemente severos para que usted deba someterse a la operación.

Hoy en día, su cirujano ortopédico puede reemplazar la cadera que le da problemas, gracias al desarrollo de los implantes totales de cadera, los cuales han demostrado dar alivio a largo plazo. El reemplazo total de cadera es una operación extraordinariamente exitosa que ha transformado la vida de muchas personas permitiéndoles mantenerse activos y libres de dolor.

 

 

 

La articulación de la cadera


Una articulación es el lugar donde dos o más huesos se encuentran. La articulación de la cadera se forma donde la parte superior del fémur (hueso del muslo) se encuentra con el acetábulo (donde encaja el fémur en la pelvis). La parte superior del fémur tiene forma redonda y calza perfectamente en la cavidad formada por el acetábulo. Los huesos de la articulación de la cadera están cubiertos por una capa suave y brillante de cartílago, que amortigua y protege los huesos mientras permite un suave movimiento. Rodeando la articulación de la cadera está el revestimiento sinovial, el cual produce un lubricante que humecta y disminuye el coeficiente de fricción. Fuertes cordones fibrosos llamados ligamentos, conectan lo huesos de la articulación y los mantienen en su lugar, mientras añaden fortaleza y elasticidad para el movimiento. Los músculos y los tendones juegan también un papel importante en mantener la articulación estable.

 

 

El reemplazo total de la cadera


El reemplazo total de la cadera o “artroplastía” es el reemplazo de la cabeza femoral y el acetábulo de la articulación de la cadera con piezas artificiales llamadas prótesis. Existen dos componentes principales usados en el reemplazo total de la cadera. El componente femoral está hecho de metal y reemplaza la cabeza. El componente acetabular reemplaza la cavidad y puede estar enteramente hecho de un plástico muy resistente para aplicación médica llamado polietileno UHMWPe. Puede también estar hecho de una combinación de metal y polietileno en la cual la copa de polietileno es colocada dentro del casco metálico. El componente acetabular es luego fijado en la cavidad pélvica.

El extremo superior esférico del fémur (el hueso del muslo) es eliminado durante la cirugía y la parte interior del fémur (el canal) es taladrada y ensanchada para dar la cabida al componente femoral de la prótesis de la cadera. La porción de la cavidad de la pelvis es también ampliada con un instrumento quirúrgico especial para dar espacio al nuevo componente artificial de la cavidad. El componente femoral es insertado en el canal aumentado del hueso del muslo. El componente acetabular es insertado dentro de la cavidad preparada. La cabeza y la cavidad son puestas juntas y estabilizadas con los ligamentos y músculos que les rodean, tal como estaba su cadera original.



La evaluación de su cadera


Un cirujano ortopeda se especializa en los problemas que afectan a los huesos y las articulaciones. La evaluación de su cadera comenzará con un cuestionario detallado. Su historia médica es muy importante para determinar si la cirugía es necesaria. Ésta ayuda al cirujano a entender su dolor, sus limitaciones en actividad y el avance del problema de su cadera. Después de que le han tomado su historia clínica se lleva a cabo un examen físico. El rango de movilidad de sus caderas y de sus rodillas es medido y se evalúa la fortaleza de sus músculos. El cirujano observará como usted camina, se sienta, se inclina y se mueve.

Se hacen radiografías de la articulación de su cadera. Es recomendable que usted traiga consigo cualquier radiografía que se haya hecho de su cadera en el pasado. Estas radiografías le ayudarán al cirujano a planear la cirugía y a evaluar el tamaño de su nueva prótesis de la cadera. Puede ser extraída mediante una punción, una pequeña cantidad de fluido de la articulación de su cadera para detectar alguna infección. Después de su evaluación ortopédica inicial, el cirujano discutirá posibles alternativas para la cirugía. Si las radiografías muestran un daño de la articulación severo y ningún otro medio de tratamiento ha dado alivio, el reemplazo total de la cadera puede ser recomendado.

 

 

Antes de la cirugía


Puede que se le pida consultar a su médico de cabecera o a un médico especialista en medicina interna para una evaluación médica más exhaustiva. Para prepararse para la cirugía, puede que se le pida hacer varias cosas. Si usted está excedido de peso, se le pedirá que baje de peso. Si fuma, es importante que deje de hacerlo dos semanas antes de la cirugía. Si está tomando aspirinas o ciertos medicamentos contra la artritis, informe a su cirujano. Usted necesitará dejar de tomarlos dos semanas antes de la cirugía. Si está tomando estrógenos (por ej.: el Premarín), su cirujano le aconsejará probablemente que deje de tomarlo un mes antes de la cirugía. Puede que su doctor quiera que usted done de su propia sangre con anticipación para una posible transfusión durante la cirugía.

 

 

El día de la operación

 

Probablemente será admitido en el hospital en la mañana. Usted no puede comer o beber nada después de la medianoche el día antes de la operación. Ese día se le llevará a la sala de operaciones alrededor de media hora antes. Para poder recibir medicamentos y transfusiones de sangre durante la cirugía, una línea intravenosa (IV) será habilitada. El anestesiólogo hablará con usted antes de la operación y le comentará el tipo de anestesia que será usada.

 

 

La sala de recuperación

 

Después de la operación se despertara en la Sala de Recuperación Post-Anestesia. Usted permanecerá ahí hasta que se haya recuperado de la anestesia, respire bien, y su presión sanguínea y pulso se estabilizarán progresivamente. Le parecerá como si hubiese dejado su habitación sólo por unos pocos minutos. Si experimentase dolor, habrá medicamentos disponibles.

 

 

Qué esperar después de la cirugía

 

Puede que usted tenga un tubo o una sonda saliendo a través del vendaje quirúrgico el cual estará conectado a un aparato de drenaje. El sistema brinda una succión suave y continua para eliminar cualquier residuo de sangre que pueda acumularse en el área quirúrgica. La Sonda será probablemente removida algunos días después de la operación. Se le cambiará el vendaje por uno más pequeño.

Usted podrá mover la pierna que no fue operada tan pronto como haya despertado. Mientras yace sobre su espalda, el flexionar la cadera que no fue operada reducirá el dolor en la parte inferior de su espalda. La enfermera le ayudará a encontrar posiciones cómodas. Se podrá dar vuelta con una almohada entre sus piernas. La enfermera le animará a hacer ejercicios con los tobillos cada hora como protección contra los coágulos de sangre. Una sonda intravenosa permanecerá en su brazo por varios días para administrarle antibióticos u otros medicamentes que usted pueda necesitar. Esto ayuda a prevenir la infección y le dará alimentación adecuadas hasta que esté comiendo y bebiendo sin dificultad. Usted comenzará a ingerir comida y líquido bajo la dirección y supervisión de su cirujano.

Para prevenir problemas en sus pulmones, usted recibirá un espirómetro incentivo después de la operación, para ayudarle a toser y a respirar profundamente. Este es usado cada hora mientras usted esté despierto.

Es normal sentir incomodidad después de la cirugía. Informe a la enfermera si siente dolor, y se le ordenarán los medicamentos.

El programa de rehabilitación de su cadera comienza inmediatamente después de la cirugía y es ordenado por su cirujano. Los ejercicios isométricos (los cuales mantienen el tono muscular sin mover la articulación) comenzarán mientras todavía esté usted en cama. Se le instruirá a hacer ejercicios cierto número de veces al día mientras esté despierto. El terapista físico le alentará a mover sus tobillos y otras articulaciones para que se mantenga fuerte.

Estos ejercicios le ayudarán a recuperar fortaleza y movilidad. El terapista físico le enseñará los métodos más seguros para entrar o salir de la cama, sentarse en una silla e ir al baño. Se le enseñará qué hacer y qué no hacer en su recuperación de reemplazo de articulación.

El día después de la operación, usted comenzará probablemente a caminar y a ejecutar ejercicios que muevan la articulación de su cadera. Inicialmente, el terapista físico le asistirá en cómo salir de la cama y cómo pararse al lado de la cama con un andador que le ayude a caminar. Durante toda su estadía en el hospital, probablemente usted caminará, con ayuda del andador o las muletas, dos veces al día bajo la supervisión del terapista. La distancia que estará caminando se incrementará gradualmente.

El terapista físico estará pendiente diariamente de su progreso y mantendrá a su cirujano informado. Podrá tomar medicamentos para el dolor antes de comenzar su terapia física si así lo desea.

 

 

Progreso

 

La estadía usual en el hospital para un reemplazo articular de cadera es de tras a cinco días. Usted ganará independencia rápidamente después de la cirugía. Para proteger su cadera, no se le permitirá sentase sobrepasando un ángulo de 90 grados. Para facilitar el sentado, habrá una silla elevada y un asiento alto para ir al baño para su uso. Esto permitirá a su cadera mantenerse más elevada o al mismo nivel de su rodilla cuando esté sentado. Un asiento elevado para ir al baño será ordenado para que usted lo lleve a su casa.

En su casa, usted necesitará una silla firme con apoya brazos.

El terapista le enseñará a vestirse, salir de la cama sin ayuda y a usar un andador o las muletas. Usted continuará ejercitándose para fortalecerse, preparándose para volver a casa.

Es importante que usted se guíe por las instrucciones de su médico y que siga técnicas adecuadas de posicionamiento a través de todo el proceso de rehabilitación. Para cuando usted deje el hospital, estará progresando bien al ir recobrando su movilidad y estabilidad. Si las suturas o grapas no pudieran todavía ser eliminadas antes de que le den de alta, le informarán quién y dónde se hará. El período completo de recuperación dura normalmente de tres a seis meses.

Poco antes de que le den de alta, recibirá instrucciones acerca de su recuperación en casa. Hasta que usted vea al cirujano para su visita de seguimiento, usted debe tomar ciertas precauciones en sus actividades.

Tan pronto como usted llegue del hospital a su casa, haga una cita para ver al doctor. Revise si ha habido algún cambio alrededor de su herida. Póngase en contacto con su cirujano si ha desarrollado cualesquiera de las siguientes:

 

1 • Drenaje y/o mal olor proveniente de la incisión.
2 • Fiebre (temperatura cerca de los 101 grados F o 38 grados c por dos días)
3 • Aumento de la inflamación, sensibilidad, enrojecimiento y/o dolor.

 

Tómese su tiempo para readaptarse al medio ambiente de su hogar.  Es norma sentirse frustrado, pero estas frustraciones pronto desaparecerán.  Tómelo con calma.

Mientras trabaje en un mostrador; necesitará sentarse en un banco alto.

 

 

Reanudando sus actividades habituales

 

Dependiendo de los requerimientos físicos de su trabajo, normalmente podrá reanudar su trabajo cuando su cirujano lo autorice.

Usualmente comenzará a manejar una vez que usted pueda soportar el peso completo en su cadera.  Asegúrese de que se siente cómodo con su resistencia.  Practique manejar en un área segura.  Una vez que esté cómodo con su movilidad, generalmente podrá manejar dondequiera.

Las relaciones sexuales podrán reanudarse en cualquier momento mientras se tengan en mente todas las precauciones con su cadera.

Le recomendamos mantenerse activo para controlar su peso y el tono muscular.  Le tomará de tres a cuatro meses antes de que pueda reanudar sus actividades aeróbicas de bajo impacto tales como caminar, andar en bicicleta y nadar.  El trotar, los aeróbicos de mayor impacto y algunos deportes deben ser evitados.  Su nueva cadera es artificial, y aunque esté hecha de materiales extremadamente durables, está sujeta al desgastarse y a romperse.

Debido a que su rehabilitación es una actividad individual, le pedimos que busque consejo de su cirujano para actividades futuras.

 

 

Medicamentos / Control del dolor

 

Es normal que usted sienta alguna incomodidad.  Probablemente recibirá una receta para el medicamento contra el dolor antes de volver a casa.  Si necesita más medicamentos por favor llame a la enfermera de su cirujano unos días antes de que se le acaben las pastillas.  Comuníquese con su cirujano si el malestar o el dolor aumentan.

 

 

Indicaciones especiales

 

Usted será examinado a las seis semanas, a los cinco y doce meses después de la cirugía.  Puede que se le pida ver a su cirujano una vez al año después del primer año, incluso si usted no está teniendo ningún problema, para revisar la condición de su nueva articulación de la cadera.

 

 

 

Cualquier infección debe ser tratada inmediatamente con los antibióticos adecuados debido a que la infección puede extenderse de un área a otra a través del torrente sanguíneo. 
Debe hacerse cualquier esfuerzo posible para prevenir la infección en la articulación artificial.  Debe informar siempre a su dentista o a su médico que usted tiene una articulación artificial.  Si va a realizarse algún trabajo dental, por favor llame a su cirujano antes de que éste sea hecho.  Su cirujano le recetará algún antibiótico.  Los antibióticos deben usarse antes y después de cualquier procedimiento médico o dental.  Esta precaución debe tomarse por el resto de su vida.